Artículo

Claves de la semana del 10 al 14 de febrero de 2020

BBVA AM España

10 de febrero de 2020

¿Qué tiene que pasar para que las bolsas corrijan? Ésta sería una de las preguntas más relevantes que podría hacerse un inversor, a falta de un mes para que los mercados de renta variable mundiales entren en su undécimo año de tendencia alcista. Ni las graves tensiones geopolíticas de principios de año, ni la aparición de una nueva epidemia mortal, que ya ha matado casi a tantas personas como el virus del SARS, en el año 2003 y que todavía no ha sido controlada, han sido capaces de acabar con un sentimiento inversor a prueba de bombas.

Por el contrario, los mercados se han aferrado a cualquier noticia positiva para ignorar los nuevos riesgos que van apareciendo y llevar los precios a la zona de máximos. A pesar de que los daños económicos derivados de la expansión del coronavirus serán relevantes para la economía china, los inversores ya han descontado que su impacto será transitorio y que se anunciarán estímulos económicos para compensarlos. La aparente recuperación del sector manufacturero, las bajas tasas de inflación y unos buenos resultados empresariales, han bastado para que la semana pasada los mercados de renta variable hayan cerrado con la mayor subida de los últimos meses.

La conclusión parece ser la siguiente: se ha instalado en el mercado la creencia de que mientras los bancos centrales mundiales, con la Reserva Federal a la cabeza, sigan dispuestos a extender el ciclo de crecimiento económico mundial, no existen razones para mostrar cautela. Cualquier nuevo riesgo económico, político o comercial tendrá un efecto mínimo en las expectativas de los agentes económicos, ya que si la volatilidad se disparara más allá de lo razonable, los bancos centrales anunciarían nuevos estímulos monetarios, con lo que las aguas volverían rápidamente a su cauce.

A esto se le llama complacencia.

Monitor de mercado