Artículo

Claves de la semana del 3 al 7 de febrero de 2020

BBVA AM España

04 de febrero de 2020

Como parecía previsible, los mercados de renta variable continuaron descontando los riesgos derivados de la extensión del coronavirus chino, que ha acaparado el interés de los inversores en una semana plagada de referencias muy significativas, que han sido ampliamente ignoradas por el mercado.

Así pues, el temor al 2019-nCoV (tal y como se conoce en la Organización Mundial de la Salud, OMS) se ha impuesto, eclipsando los datos macroeconómicos publicados y los sorprendentes resultados de algunas de las mayores empresas del mundo, como Apple, Microsoft o Amazon, que suponen un 13% de la capitalización bursátil del índice S&P 500 y que no han conseguido impedir el mayor retroceso del índice desde el pasado mes de agosto.

En el transcurso de la semana, los mercados sufrieron una acusada volatilidad y vivieron episodios de recuperación, como el que tuvo lugar tras la rueda de prensa de la OMS, que elevó el nivel de la alerta sanitaria e hizo creer a los inversores que se estaban dando pasos decisivos para contener la infección. El optimismo de los mercados se demostró injustificado, tras las evidencias de expansión de la enfermedad.

Abundando en el pesimismo de los inversores, Goldman Sachs presentó un informe en el que se estimaba que el crecimiento económico estadounidense podría verse penalizado en cuatro décimas en el primer trimestre del año, por las menores exportaciones chinas y el frenazo del flujo turístico procedente del país asiático, lo que nos sirve de recordatorio de que el contagio también puede producirse en la actividad económica, en un mundo tal globalizado como el actual. El coronavirus, aunque menos letal que el SARS por el momento (2% de mortalidad frente al 10% del SARS), se ha mostrado ya más dañino por la rapidez en su propagación, por afectar a un mayor número de personas y porque previsiblemente tendrá un mayor impacto económico que el SARS, tanto en China como a nivel global.

Los inversores no saben a qué atenerse en estos momentos y están optando por la cautela. Los factores que afectan al crecimiento económico mundial constituyen las fuentes de incertidumbre más relevantes, en un momento en el que los precios de los activos financieros habían alcanzado niveles muy complacientes.

Monitor de mercado