Artículo

Como identificar adecuadamente mi tolerancia hacia el riesgo en las inversiones

BBVA AM España

27 de agosto de 2020

La tolerancia al riesgo desempeña un papel fundamental en la construcción de una cartera de inversión que cumpla con las necesidades de los inversores.

¿Qué es la tolerancia al riesgo?

La tolerancia al riesgo en las inversiones es la capacidad de invertir asumiendo una serie de riesgos y sentirse cómodo al hacer esa inversión. Es decir, la disposición a aceptar el riesgo de que una determinada elección económica tenga un resultado distinto a aquel deseado.

Sentirse cómodo es algo personal y depende de una serie de factores tales como la formación financiera del inversor, su situación económica de partida, sus objetivos financieros, su horizonte temporal y su edad, su actitud y capacidad de asumir pérdidas.

Los factores determinantes de la asunción de riesgo en inversiones

En general, la tolerancia al riesgo financiero aumenta con el nivel de educación financiera, es decir, con la familiaridad o conocimiento de las cuestiones relativas a la inversión, lo que contribuye a la aceptación de los riesgos asociados a ella.

Nuestra tolerancia al riesgo cambia a lo largo de nuestra vida y tiende a disminuir con la edad, siendo más habitual que las personas jóvenes estén más dispuestos a asumir riesgos que las personas mayores. Esto es debido a los cambios biológicos que requieren una mayor prudencia y al hecho de que en los últimos años de vida activa un individuo tiene cada vez menos tiempo para recuperarse de las pérdidas de una mala inversión.

La tolerancia al riesgo también puede cambiar según el estado civil. Los solteros tienden a ser más propensos al riesgo que las parejas casadas, especialmente aquellas con niños, ya que tienden a evitar decisiones que puedan afectar a la estabilidad financiera de la unidad familiar.

Y también cambia según el género:  la tolerancia al riesgo suele ser mayor entre los hombres que entre las mujeres.  Algunas teorías evolutivas afirman que el hecho de que la mujer ve en muchas más situaciones más riesgo que el que percibe el hombre, le ha hecho mejor garante de la preservación de la familia y con ella de la especie.

La tolerancia al riesgo surge de la esfera psicológica del individuo y viene determinada por la genética y por nuestro entorno. Es un rasgo relativamente estable de nuestra personalidad, aunque durante el curso de la vida de una persona puede haber cambios causados ​​por la edad o por las experiencias vividas.

Experiencias negativas con un determinado tipo de inversiones pueden causar un aumento de la percepción del riesgo de la inversión correspondiente. Por ejemplo, eventos negativos de los mercados como los de la crisis financiera de 2008 llevaron consigo una generalizada aversión al riesgo que se ha mantenido durante un largo tiempo. Asimismo, veremos cuál será la influencia de la crisis de COVID19 en las conductas futuras en cuanto asunción de riesgo.

Clasificación de inversores según la tolerancia al riesgo

Un método muy habitual es clasificar a los inversores en tres grupos genéricos. Los tres grupos de inversores son: conservador, moderado, arriesgado como veíamos en este artículo.

Esta clasificación es útil ya que de una forma sencilla encaja a los inversores en una categoría. Pero también es muy genérica y no es adecuada para muchas personas, ya que como hemos comentado intervienen otros factores como la formación financiera y la experiencia.

¿Cómo mido con exactitud mi tolerancia al riesgo?

No es un ejercicio sencillo porque algunos de los factores, como nuestra actitud ante el riesgo y nuestros objetivos, pueden cambiar dependiendo del momento vital o de nuestras circunstancias personales.

Para medir la tolerancia al riesgo se deberían analizar los siguientes aspectos:

Cuáles son los objetivos de retorno

Cuanto mayor sea el objetivo con respecto a lo que se invierte, mayor sería la tolerancia al riesgo.

Por ejemplo, si se aspirase a obtener un 2% la tolerancia al riesgo sería baja. En cambio, si el objetivo de rentabilidad fuese un 10% la tolerancia al riesgo sería mayor.

Cuál es el plazo temporal para cumplir los objetivos

La tolerancia al riesgo es menor cuanto menor es el plazo de inversión o tiempo pendiente que ha de trascurrir hasta su recuperación (lo que se conoce como horizonte temporal).

La actitud ante el riesgo

Este factor es el más subjetivo y el que más se ve influenciado por las experiencias personales, especialmente las recientes.

Por ejemplo, en casos como el actual en el que las bolsas han tenido recientemente un desplome por la crisis de COVID19, las personas se muestran más cautas.

También influyen otros aspectos más personales como, por ejemplo, la actitud ante los errores y la formación que se tenga al respecto.

Un instrumento fundamental para medir la tolerancia al riesgo son los test de conveniencia y de idoneidad de las inversiones.

La tolerancia al riesgo es fundamental en la construcción de una cartera

Los individuos que son capaces de tolerar un mayor riesgo pueden construir una cartera más agresiva, y en el medio o largo plazo podrían lograr una mayor rentabilidad. En este sentido, son «recompensados» por el riesgo que toman.

Las inversiones consideradas sin riesgo o riesgo muy bajo (por ejemplo, deuda pública o bonos), nos reportarán rentabilidades más bajas, especialmente en el entorno de bajos intereses en que nos movemos actualmente. Incluso en situaciones de tipos más altos, los activos “sin riesgo” tienen habitualmente rentabilidades reales menores y, después del impacto de la inflación, incluso se puede llegar a una pérdida del poder adquisitivo.

Rentabilidades pasadas no garantizan rendimientos futuros.
Como en cualquier otro producto de inversión, invertir en fondos y/o planes de pensiones implica asumir un determinado nivel de riesgo. Cada fondo/plan de pensiones, en función de sus características específicas y de los activos en los que invierte, implica un nivel de riesgo y, en todo caso, la posibilidad de incurrir en pérdidas sobre el capital invertido. Puedes consultar los riesgos específicos de cada vehículo en el folleto disponible en www.bbvaassetmanagement.com

La lectura de este artículo, junto con Los test de conveniencia y de idoneidad de las inversiones y El binomio rentabilidad riesgo en una inversión y ¿Qué es la volatilidad y cómo puede afectar a mi ahorro?, será válido por 1 hora de formación continua para la recertificación EIA, EIP, EFA, EFP, CFA y CAd. Puedes encontrar el test en la página de EFPA España y en la página de CFA Society Spain.