Artículo

Las claves semanales del 14 al 18 de junio de 2021

BBVA AM España

14 de junio de 2021

Los datos macroeconómicos publicados durante la semana pasada avalan que el crecimiento de la economía china probablemente alcanzó su punto máximo en el cuarto trimestre del año pasado y continúa moderándose. Las exportaciones de mayo crecieron por debajo de lo esperado y reflejan principalmente la recuperación mundial de la pandemia de COVID, ya que la desaceleración estuvo liderada por una contracción en las exportaciones relacionadas con la pandemia, mientras que otras exportaciones se mantuvieron prácticamente estables. A medida que el coronavirus retrocede y el gasto global se enfoca a la reapertura de los sectores de servicios locales, las exportaciones de China deberían seguir moderándose desde las tasas extremadamente altas de los últimos trimestres. Mientras tanto, la desaceleración en el impulso crediticio de China también fue evidente en los datos publicados durante la semana pasada, que mostraron un nivel de financiación en la economía inferior al que habían previsto los analistas.

Del mismo modo, la semana trajo más señales de que el impulso de crecimiento de la economía estadounidense alcanzó su punto máximo en el segundo trimestre. Existen ya varios indicadores de alta frecuencia, como las ventas de combustible y el tráfico ferroviario, que avalan este hecho. No obstante, el crecimiento del segundo trimestre será absolutamente estelar, aunque la economía estadounidense perderá brío en la segunda mitad del año, lo que implica que el impulso del crecimiento global también debería suavizarse en general, a medida que se desplaza hacia las economías de Europa y los mercados emergentes fuera de Asia.

Al mismo tiempo, las presiones sobre los precios parecen persistir. El cierre de algunos puertos en el sur de China debido a un recrudecimiento de los casos de COVID, ha agregado presiones al alza en los costes de los envíos, que están pasando por las cadenas de suministro de todo el mundo. El índice de precios de producción en China en mayo, impulsado por los precios de las materias primas, subió a un máximo de casi 13 años, hasta el 9% interanual, aunque los indicios de traslación a los precios del consumidor siguen siendo escasos, ya que el IPC se mantuvo bastante contenido.

Por su parte, el IPC estadounidense del mes de mayo volvió a sorprender al alza, hasta niveles del 5,0% interanual, la tasa más alta desde 2008. Más allá de las distorsiones transitorias relacionadas con la reapertura de la economía, como los precios de los automóviles usados o las tarifas aéreas, también empiezan a detectarse presiones inflacionarias subyacentes, como el reciente repunte de los precios de los alquileres. No obstante, continúa siendo altamente probable que estas presiones se moderen en los próximos meses y, en este sentido, la encuesta de la Universidad de Michigan brindó otra señal importante: las expectativas de inflación de 5 a 10 años se moderaron hasta el 2,8%, después de haber subido al 3,0% el mes pasado, lo que sugiere que las expectativas inflacionistas permanecen bien ancladas.

Y en este contexto, los bancos centrales mantuvieron su moderación. En Europa, la tan esperada reunión del BCE confirmó que el ritmo de compras del programa PEPP se mantendría sin cambios en el tercer trimestre. Aunque ampliamente esperado por los mercados, la claridad de la decisión, que se tomó por unanimidad, y el tono moderado en la conferencia de prensa, especialmente dada la importante revisión al alza de las previsiones de crecimiento del BCE, proporcionaron una fuerte señal de la determinación de la institución a actuar con mano firme, como dijo la presidenta Lagarde. Sin embargo, si la recuperación de la zona del euro continúa según lo previsto, es probable que se reduzcan las compras en septiembre. Por ahora, la atención se centrará en la revisión estratégica que tiene pendiente el BCE.

En respuesta a la decisión del BCE, los rendimientos de los bonos soberanos de la zona del euro cayeron y los diferenciales periféricos se comprimieron, facilitando así la relajación de las condiciones de financiación que deseaba el banco central.

Monitor de mercado