Artículo

Los 5 hábitos saludables para ahorrar correctamente

BBVA AM España

07 de abril de 2021

Con motivo del Día Mundial de la Salud, queremos remarcar la importancia de mantener tanto una vida como un ahorro saludable. Muchos de los hábitos saludables de nuestro día a día se asemejan a las prácticas que llevamos a cabo a la hora de ahorrar.

Independientemente de la situación económica, es necesario desarrollar una serie de prácticas sanas para manejar nuestras finanzas personales. Esta costumbre puede evitar la aparición de estrés y otros quebraderos de cabeza comunes causados por una mala gestión de nuestra vida financiera. Estos cinco hábitos fundamentales nos ayudarán a establecer orden y disciplina en el ahorro:

1. Fijar un ahorro equilibrado

Una alimentación variada es aquella que contiene todos los nutrientes esenciales. Contar con una dieta equilibrada y mantener una buena hidratación son pasos esenciales para una buena salud.

Este hábito presenta similitudes con las finanzas, pues según la meta y objetivos establecidos, abrir una cuenta de ahorro, invertir en un fondo de inversión o ingresar nuestros ahorros en un plan de pensiones son opciones muy recomendables para asegurar que los propósitos de ahorro se cumplan. Además, nos obligan a cumplir con la cantidad mínima de ahorro fijada en un primer momento, al igual que a diversificar nuestras opciones de manera equilibrada en caso de apostar por más de una.

2. Establecer una rutina

Es muy importante hacer ejercicio de manera habitual. No solo debemos realizar una actividad física moderada, la cual nos ayudará a mantener un estado físico y mental adecuado, sino que tenemos que establecer una rutina a seguir.

En el caso del ahorro, este debe estar siempre presente en todas nuestras acciones del día a día. A la hora de comprar o gastar dinero en cualquier cosa, se debe valorar si es realmente necesario. Si la respuesta es sí, debemos gastar una cantidad adecuada y no pasarnos del presupuesto, al igual que comparar precios y escoger la opción más asequible.

3. Ser constante

Para estar sanos, una pieza clave es mantener un peso saludable. Debemos encontrar el equilibrio entre las calorías que ingerimos y la actividad física que realizamos habitualmente.

Este punto está muy relacionado con el anterior. El ahorro periódico es clave para lograr los objetivos financieros. De nada sirve ahorrar durante un mes y cumplir con las metas propuestas y, sin embrago, no alcanzar los mínimos exigidos en un primer momento el siguiente mes.

4. Hacer un seguimiento periódico

Cuando se trata de salud, necesitamos acudir de manera regular al médico. Realizar al menos una revisión anual puede ayudarnos a prevenir cualquier patología.

Por su parte,  en el ahorro también es necesario llevar a cabo un seguimiento periódico. Este permite analizar la evolución del ahorro y comprobar si los resultados corresponden a nuestras previsiones o si, por el contrario, es necesario cambiar algo en nuestra rutina de ahorro. El intervalo del seguimiento se puede personalizar y elegir si se realiza de manera mensual, bimensual o trimestral. En el caso de haber apostado por un fondo de inversión, es recomendable que el seguimiento no supere el trimestre.

5. Enfocar los ahorros en el largo plazo

Descansar es fundamental para que nuestro cuerpo y nuestra mente funcionen correctamente, por lo que debemos tomar el descanso como una prioridad. Lo recomendable para las personas adultas es destinar ocho horas seguidas a dormir. Si el sueño es interrumpido o no se cumple con estas horas, no estaremos al 100% en el desarrollo de nuestras actividades.

Nuestro foco está en el resultado final, el cual debe estar centrado en el largo plazo. Por ello, debemos ahorrar con la vista en el largo plazo, y no caer en la tentación de utilizar nuestros ahorros antes de tiempo.

En definitiva, se trata de cambiar un poco los hábitos diarios para que nuestra salud, tanto la física y mental como la financiera, pueda afrontar los retos que se nos presenten de la mejor manera y obtener buenos resultados.