Fiscalidad en los sistemas de previsión social

Fiscalidad en los sistemas de previsión social

Los diferentes Sistemas de Previsión Social (Planes de Pensiones, Mutualidades de Previsión Social, Planes de Previsión Asegurados, Planes de Previsión Social Empresarial, seguros de dependencia) están afectados por la tributación en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas. Tanto las aportaciones (entradas de capital) como las prestaciones (salidas de capital) tienen un impacto en el IRPF.

Estos vehículos de ahorro complementario para la Jubilación no están gravados por ningún otro impuesto, bien sea Sucesiones y Donaciones bien el impuesto sobre el Patrimonio.

Por tanto, en el caso de fallecimiento del partícipe o beneficiario, la tributación para sus beneficiarios será la misma que la que tendría el partícipe/beneficiario fallecido, es decir, tendrá la consideración de rendimiento del trabajo. 

Escala general a aplicar a partir del ejercicio 2017

A los contribuyentes de IRPF les aplican dos escalas: la escala a aplicar a la base liquidable general para determinar la cuota íntegra estatal (art 63.1.1º) y la escala autonómica.

Base liquidableTipo estatal aplicableTipo autonómico aplicableTipo total
Hasta 12.450,00 €9,50%9,50%19%
Los siguientes 7.750,00 €12%12%24%
Los siguientes 15.000 €15%15%30%
Los siguientes 24.800 €18,50%18,50%37%
En adelante (a partir de 60.000 €)22,50%22,50%45%

(*) Téngase en cuenta que en la columna de “tipo autonómico” figuran los tipos aplicables a los contribuyentes por IRPF que no residen en España (art. 65). Los contribuyentes que residen en España deberán sustituirlos por la escala que haya aprobado la Comunidad Autónoma en que tengan su domicilio fiscal (art 74.1.1º).

El IRPF es un sistema impositivo progresivo, de tal forma que a mayores ingresos, mayor es el porcentaje a aplicar.

Aquí podrás encontrar más contenido visual:

Ventajas fiscales de los planes de pensiones

La posibilidad de reducir en base imponible las aportaciones realizadas a los planes de pensiones es una de las ventajas principales de los Planes de Pensiones.

Consulte el vídeo para conocer los límites, cuánto puede aportar a favor de su conyuge o qué necesita para saber cuál será la desgravación en su próxima declaración de la renta.

Si quieres tener más información, puedes ir a la web «Finanzas de un Vistazo» de bbva.es

Fiscalidad de aportaciones

¿Cómo es la fiscalidad en las aportaciones?

Las aportaciones a los diferentes Sistemas de Previsión tienen como principal ventaja el diferimiento fiscal, es decir, el hecho de retrasar el pago de impuestos al momento en el que se produce el cobro de nuestros derechos consolidados, comúnmente conocido como el momento del “rescate del plan de pensiones”.

Adicionalmente, el hecho de realizar aportaciones voluntarias a nuestro vehículo de previsión social complementario nos permite pagar menos impuestos en la declaración de la renta del ejercicio en el que se produce dicha aportación. ¿Por qué? Porque las aportaciones voluntarias reducen la Base Imponible sobre la que se calcula nuestra factura fiscal.

Ejemplo

Supongamos que tienes un sueldo bruto de 30.000€ y se aporta a un Plan de Pensiones 1.000€

  • Rendimiento del Trabajo: 30.000€
  • Base Imponible General: 30.000€
  • Reducción de la Base Imponible General:
  • Aportaciones a Sistemas de Previsión Social: 1.000€
  • Base Liquidable General: 29.000€
  • Calculo Impuesto: 4.658,6€

Los 1.000€ aportados al Plan de pensiones no tributa por IRPF por lo que te ahorras el Tipo Marginal de IRPF que en este caso son 280,90€

La suma de todos los ingresos por rendimientos del trabajo generan la denominada Base Imponible General, que tras restar las reducciones (aportaciones a Sistemas de Previsión Social), dará como resultado la Base Liquidable General a partir de la cual se calcula la cuota a pagar del impuesto.

El límite máximo legal para las aportaciones a un Plan de Pensiones es de 8.000 euros independientemente de la edad que se tenga. Sin embargo, y aunque el límite de aportación anual al conjunto de los Planes de Pensiones de los que sea partícipe una persona asciende a dicha cantidad, el límite de reducción fiscal dependerá de la residencia fiscal del partícipe, tal y como se señala a continuación:

Territorio Común

Residencia Fiscal en Territorio Común

El límite máximo conjunto de reducción para el total de las contribuciones y aportaciones es la menor de las siguientes cantidades:

  • 30% de la suma de los Rendimientos Netos del Trabajo y de Actividades Económicas percibidos individualmente en el ejercicio
  • 8.000 Euros.

A efectos de dichos límites computan conjuntamente las aportaciones del Promotor (empresa) y las del Partícipe (a este Plan o a cualquier otro Plan de Pensiones del que sea titular). Las aportaciones que no puedan ser objeto de reducción por exceder los límites anteriores, podrán ser reducidas en los cinco ejercicios siguientes.

En el caso de partícipes con discapacidad (minusvalía física o sensorial igual o superior al 65%, minusvalía psíquica igual o superior al 33% o los declarados judicialmente), el límite se amplía a 24.250 euros. Las personas con grado de parentesco (cónyuge, pariente o tutor) con el partícipe con discapacidad podrán ampliar en 10.000 euros su límite de aportaciones, estando esta ampliación destinada a realizar aportaciones en el plan del partícipe con discapacidad. No obstante, el conjunto de reducciones practicadas por todas las personas que realicen aportaciones a favor de una misma persona con discapacidad, incluidas las de la propia persona con discapacidad, no podrá exceder de 24.250 euros anuales.

Además, es posible realizar aportaciones a favor del cónyuge siempre que éste obtenga rentas del trabajo o de actividades económicas inferiores a 8.000 euros anuales. En este caso, el límite de aportación y desgravación será de 2.500 euros anuales.

Los límites expuestos anteriormente son aplicables conjuntamente a todos los planes de pensiones individuales, asociados y de empleo, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial y seguros privados que cubran exclusivamente el riesgo de dependencia severa o gran dependencia, así como a mutualidades de previsión social.

Álava, Bizkaia y Gipuzkoa

Residencia Fiscal en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa

Los límites máximos de reducción fiscal son:

  • Aportaciones personales: 5.000 euros
  • Contribuciones empresariales: 8.000 euros
  • Límite conjunto: 12.000 euros (considerando en primer lugar las contribuciones empresariales y posteriormente las aportaciones personales).

Las aportaciones que no pueden ser objeto de reducción por exceder los límites anteriores, podrán ser reducidas en los cinco ejercicios siguientes siempre que no se encuentre en situación de jubilación.

No se permite reducción de las aportaciones realizadas a sistemas de previsión social a partir del período siguiente a aquel en que el socio se encuentre en situación de jubilación.

Respecto de las aportaciones y contribuciones que se realicen en el mismo ejercicio en que se cobre una prestación en forma de capital por la contingencia de jubilación o por baja voluntaria, la reducción se verá limitada al importe de las aportaciones realizadas en el ejercicio que se corresponda con las percepciones que se integren efectivamente en la base imponible del mismo (excepto para las aportaciones realizadas a planes de empleo, a favor del cónyuge y a favor de minusválidos).

Además, podrán ser objeto de reducción las aportaciones anuales realizadas por las propias personas con discapacidad (persona con discapacidad física o sensorial superior al 65% ó psíquica superior al 33% ó incapacidad declarada judicialmente con independencia del grado), con el límite de 24.250 euros. Así como las aportaciones anuales realizadas por cada persona a favor del discapacitado con el que exista relación de parentesco o tutoría, con el límite de 8.000 euros, sin perjuicio de las aportaciones que puedan realizar a sus propios sistemas de previsión social. El conjunto de reducciones a favor del discapacitado no podrá exceder los 24.250 euros anuales, teniendo éste último preferencia para reducir.

Y los contribuyentes cuyo cónyuge o pareja de hecho no obtenga rentas a integrar en la Base Imponible General, o las obtenga en cuantía inferior a 8.000 euros anuales, podrán reducir las aportaciones realizadas a su favor con el límite máximo de 2.400 euros anuales.

Las EPSV (equivalentes a los planes de pensiones pero sólo disponibles para los residentes en País Vasco), a diferencia del resto de sistemas de previsión social, no tienen límite financiero de aportación.

Navarra

Residencia Fiscal en Navarra

El límite máximo conjunto de reducción para el total de las contribuciones y aportaciones, es la menor de las dos cantidades siguientes:

  • 3.500 euros anuales. En el caso de partícipes o mutualistas mayores de 50 años, la cuantía anterior será de 6.000 euros anuales.
  • El 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades empresariales y profesionales percibidos individualmente en el ejercicio. No obstante, en el caso de partícipes o mutualistas mayores de 50 años, el porcentaje será de 50%.

Adicionalmente, como límite propio e independiente se aplicará 3.500 euros anuales para las contribuciones empresariales a sistemas de previsión social que hayan sido imputados a los partícipes, asegurados o mutualistas.

Con independencia de las reducciones realizadas de acuerdo con los límites anteriores, es posible realizar aportaciones a favor del cónyuge siempre que éste no obtenga rendimientos de rentas del trabajo ni de actividades económicas o éstos sean inferiores a 8.500 euros anuales. En este caso, el límite de aportación y desgravación será de 2.000 euros anuales.

En el caso de aportaciones a los planes de pensiones constituidos a favor de partícipes con minusvalía(minusvalía física o sensorial igual o superior al 65%, minusvalía psíquica igual o superior al 33% o los declarados judicialmente), el límite se amplía a 24.250 euros. Las personas con grado de parentesco (cónyuge, pariente o tutor) con el partícipe con minusvalía podrán ampliar en 10.000 euros su límite de aportaciones, estando esta ampliación destinada a realizar aportaciones en el plan del partícipe con minusvalía. No obstante, el conjunto de reducciones practicadas por todas las personas que realicen aportaciones a favor de una misma persona con minusvalía, incluidas las del propio partícipe con minusvalía, no podrá exceder de 24.250 euros anuales.

Fiscalidad de prestaciones

¿Cómo es la fiscalidad en las prestaciones?

El cobro de las prestaciones de planes de pensiones/EPSV tributan por el impuesto de IRPF como rendimiento del trabajo. Dichas prestaciones incrementan la Base Liquidable General de IRPF, incrementando los impuestos al tipo marginal.

Las formas de rescatar los planes de pensiones son:

  • Capital: en un único cobro, bien simultáneo o diferido al momento de la jubilación
  • Renta financiera: varios pagos periódicos, en los que el beneficiario decide el importe y la periodicidad de los mismos (mensual, trimestral, semestral). La renta financiera es reversible, esto significa que en cualquier momento el beneficiario podría decidir cobrar la cantidad pendiente.
  • Mixta: simultaneando las dos anteriores.
  • Pagos sin periodicidad regular.

En el caso de primeras prestaciones en forma de capital, deberá distinguirse entre:

  • Derechos Consolidados procedentes de aportaciones anteriores al 01/01/2007: siempre que hayan transcurrido más de dos años desde la primera aportación (en el caso de jubilación), tendrán una reducción de un 40% a efectos de tributación en el IRPF del ejercicio en que se perciban.
  • Régimen transitorio: Desde el 1 de enero de 2015, para poderse practicar esta exención, el Beneficiario deberá cobrar la prestación durante el año natural en que se produzca la contingencia que dio lugar a la prestación o en los dos años naturales siguientes. Para aquellas contingencias acaecidas con anterioridad a 1 de enero de 2015, se han establecido otros plazos:
Año en que se produjo la contingenciaPlazo máximo para cobro con reducción
2010 o anterior31 de diciembre de 2018
201131 de diciembre de 2019
201231 de diciembre de 2020
201331 de diciembre de 2021
201431 de diciembre de 2022
  • Derechos Consolidados procedentes de aportaciones posteriores al 01/01/2007: no tendrán reducción alguna y tributarán íntegramente como Rendimiento del Trabajo en el IRPF del ejercicio en que se perciban.

La prestación cobrada en forma de renta no tiene reducción alguna y tributa íntegramente como Rendimiento del Trabajo en el IRPF del ejercicio en que se perciba.

En el caso de partícipes con discapacidad, los rescates en forma de renta disfrutarán de una exención de 3 veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples).

Álava, Bizkaia y Gipuzkoa

Residencia Fiscal en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa

Como regla general, se integrarán en la base imponible del impuesto el 100% de las prestaciones en forma de capital de planes de previsión social y planes de pensiones. Pero si dicha prestación se percibe en forma de capital habiendo transcurrido más de 2 años desde la primera aportación, excepto en el caso de prestaciones por invalidez o dependencia, el importe a integrar en la base imponible general del Impuesto será el 60% (con el límite de 300.000 euros) de la primera prestación percibida por cada contingencia.

La prestación cobrada en forma de renta no tiene reducción alguna y tributa íntegramente como rendimiento del trabajo en el IRPF del ejercicio en que se perciba.

En el caso de partícipes con discapacidad, los rescates en forma de renta disfrutarán de una exención de 3 veces el SMI (Salario Mínimo Interprofesional).

Navarra

Residencia Fiscal en Navarra

La primera prestación cobrada en forma de capital tendrá una reducción del 40% sobre las aportaciones realizadas hasta el 31/12/2017, siempre que hayan transcurrido más de dos años desde la primera aportación.

Para aplicar esta reducción se prevé el siguiente régimen transitorio:

Año en que se produjo la contingencia Plazo máximo para cobro con reducción
Hasta año 2017 Hasta el 31/12/2020
Año 2018 o posterior Hasta el 31/12/año contingencia+2 años

En el caso de prestaciones por la contingencia de incapacidad permanente percibidas en forma de capital se integrarán al 50% sin cumplir un periodo de carencia.

La prestación cobrada en forma de renta no tiene reducción alguna y tributa íntegramente como Rendimiento del Trabajo en el IRPF del ejercicio en que se perciba.